Fauna
La abundancia de fauna hace de las Islas Galápagos un destino perfecto para los amantes de los animales y la naturaleza. Y lo que hace un viaje al archipiélago incluso más fascinante es que no hay otro lugar en el planeta donde usted puede observar tan de cerca las dichas criaturas. Eso es porque, en las Galápagos, la fauna no tiene miedo de los seres humanos. 

Eso se debe a que las Islas Galápagos nunca fueron conectadas a un continente, y los antepasados de cada especie animal nativa tenían que encontrar una forma de trasladarse aquí desde otro lugar. Balsas de flotación de vegetación natural, los vientos y las corrientes del océano,  todo eso le brindaba el pasaje. Los piqueros, cormoranes, tortugas gigantes, iguanas terrestres, y pelícanos llegados de América del Sur. Lobos marinos de piel y pingüinos cabalgaron la Corriente de Humboldt hacia el norte desde la Antártida hace miles de años. Los pinzones de Darwin y los flamencos rosados vinieron desde el Caribe. Algunos mamíferos terrestres esperaron hasta conseguir un pasaje con los humanos. 

Hoy, como todas las plantas de las Galápagos, muchas especies están luchando con los desafíos que vienen con la vida en las islas. Pero los esfuerzos de conservación han hecho asombrosos cambios de dirección en lo que se pensaba eran obstáculos insuperables para la continuidad de algunas especies. Muchos creían estar al borde de la extinción y ahora tienen números significativos de la población. Y el turismo sigue desempeñando un importante papel en la preservación de la fauna en las Islas Galápagos. 

© 2015 EMETEBE - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
00593 4 230 1277 - 00593 4 230 4254
VENTAS-GYE@EMETEBE.COM.EC